lunes, 18 de mayo de 2009

Estamos de memoria. Murió un poeta, un compañero.


Por Juan Gelman.
Es indecible el dolor de su pérdida. Fue poeta, fue novelista, fue ensayista y, sobre todas las cosas, fue un hombre bueno. Nunca se doblegó ante el Poder. Su muerte deja el vacío grande que dejan los grandes. De su obra nacerán otros poetas, como él siempre quiso, y seguirá vivo en el tiempo. El ya no sufre, descansa ya.
Pagina 12 de hoy.

No hay comentarios: