sábado, 19 de junio de 2010

Supongamos una cosa..




que el Chino Garcé juegue el martes, la rompa y que Tonti Pasman le agarre un patatús más...y después del sanatorio se vaya a ser periodismo de espectáculos con el barra brava de Jorge Rial.
Supongamos que ganamos la Copa del Mundo, que los blogueros K cobren aunque sea una docena de revistas El Porteño con documentos sobre La Tablada...ponele.
Supongamos que Clarín se rinde......por un rato, que le ofrece la dirección artistica de canal 13 a Diego Capusotto y que los directores de las revistas THC y  Barcelona son masivos y Spolky los financia..
Supongamos..que los goles en contra que nos hacemos....son de mentira que no hacen mella y que no acumula en sentido contrario.
Supongamos mi amor que no me equivoque nunca.. y la culpa de todo la tiene Devoto, los Pinolozanistas y la sinarquía Internacional.
Supongamos que el espíritu critico se apodera de mí y me hace ver como un culposo militante del optimismo sabiendo que ayer se fue el más grande de los pesimistas., José Saramago.
Supongamos que esos goles en contra no son los que echaron a Jorge Taiana....los goles en contra los hacen los que patean al arco y suceden cuando uno se equivoca.
Supongamos que puedo estar hablando al pedo y que la táctica no sea el problema, capaz.

4 comentarios:

Cristina dijo...

Brillante.Gabi se te extrañaba verte escribir y sentir así..
un beso grande.

A.C.Sanín dijo...

Muy bueno. La verdad es que el “gol en contra” me preocupa mucho. Algo falló en la táctica, me temo. Muy desprolijo el relevo y la prensa “especializada” disfruta a pleno. Un abrazo.

Sujeto de la Historia dijo...

Estimado:

Supongamos que viene el gran Joan Manuel Serrat y te canta "Caminante no hay camino, se hace camino al andar"

Supongamos que de tanto equivocarnos, salga una bien.

Supongamos que tenemos derecho a ser optimistas, y que hasta podemos ejercerlo.

Un Abrazo compañero.

Almita dijo...

Muy bueno, y me sumo: supongamos que, contra todo lo esperable, el 2010 es un año de fiesta.
Cuánta falta nos hacía como sociedad...