miércoles, 11 de agosto de 2010

lo que viene, lo que viene...

Alfonsín-Binner la fórmula del liberalismo republicano, y las declaraciones de estos días van en ese sentido
acá y acá.
y en el campo nacional popular progresista se viene CRISTINA- SABBATELLA.......?  capasmente decía un amigo mío.

8 comentarios:

Javier dijo...

El tema es conque discurso enfrentas esa foirmula , vienen con un discurso que no se corresponde con las acciones desarrolladas por la oposicion destituyente los ultimos 3 años . Van a veder que ellos van a hacer kirchnerismo honesto ?
En un ballotage se complica con esos dos

Un abrazo

Billii dijo...

lo que me parece inentendible es lo de alfonsín. alguna vez ocupó algún cargo administrativo? porque Binner fue 2 o 3 veces intendente y tiene la experiencia de ser gobernador, pero alfonsín sin duda no tiene la experiencia necesaria. para trabajar de mozo te piden ingles y al menos 6 meses de experiencia en un puesto similar....
que peligroso

Charlie Boyle dijo...

No la tenía esa Cris Sabatella

Sujeto de la Historia dijo...

Interesante lo que aporta Javier; sería una suerte de progresismo blanco e inmaculado, casi romántico. De todos modos, sería interesante -para el país- que se recorte una franja opositora con la que se pueda hablar; ¿qué harán los radicales con tipos como Aguad y Cobos? Interesante.
Abrazo

burgués asustado dijo...

Te gusto Charly esaaa! parece,
gracias compas por los comentarios,
abrazo Javier!!

Unfor dijo...

Che; que buena fórmula: Cristina-Sabatella. Hice una encuesta en mi blog para ver quien es el vice ideal y arrasó Sabatella.

Muy tibia la fórmula de enfrente, las corporaciones se la morfan en el desayuno.

Sergio dijo...

Cristina - Sabatella me encanta...

Por qué? Simple, porque desde que se insinpua esa opción los rerpesentantes de las clases más gorilescas de Morón (dicese Castelar) se desentienden de todo lo ehcho por Martín.

Hablan por sí solos.

Abrazo y pasese!

petu dijo...

Yo lo prefiero al Tincho de Gobernador de Bs. As. Tiene mucha experiencia en gestión como para desperdiciarla en un rol tan "ceremonial" (con excepciones, claro está).