lunes, 16 de noviembre de 2009

Sentido común.


Hoy Lucas escribe un gran post sobre las consecuencias de debatir en terreno no conveniente para nosotros, y las repercusiones en los sectores populares, sectores que suelen manejarse con "sentido común",  permeables también a  la continua construcción de subjetividad que con total impunidad máquinan los medios y el poder ,vaa...ya son lo mismo o una parte del poder.
La agenda de fin de año es muy importante y tiene anclaje en la mayoría de nuestro pueblo, ese es el terreno donde debemos avanzar y profundizar, una medida tan importante como la Asignación Universal por Hijo a mi juicio de las más distributivas y transformadoras, no podemos sacarla del escenario porque los medios hablan giladas de la seguridad y demás huevadas, si nuestros cuadros se prenden en el borde de esas discusiones estamos errando y fiero.
El programa Argentina Trabaja va mejorando día a día ya son 38.000 los beneficiarios y sigue girando en la provincia de Buenos Aires, ahora debemos asegurar que en diciembre empiezen a percibir los salarios, eso lo fortalecerá y pondrá la discusión de las organizaciones en otro lugar.
La gobernabilidad que nos debemos es la gobernabilidad con la mayoría de los argentinos y suponer que cada pelea es la última genera en el seno de la sociedad la sensación que el gobierno se pelea con todos, cuando en realidad asumimos la politíca como instrumento de mayorías.
Los dirigentes sociales deben hablar de la agenda que vamos construyendo y haciendo, la pelea en terrenos no conocidos nos  ponen  en un reality televisivo, cuando se discute en realidad la continuidad del proyecto más importante de los últimos 50 años.
Vale el ejemplo de Victor Hugo Morales que juega a discutir desde el "sentido común" y con un gran impacto social, de paso acumula en el lugar correcto.

3 comentarios:

Gus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Lucas Carrasco dijo...

además que una (casi imposible) victoria sobre Mirta, Susana y Tinelli es ganar nada.

Amelio Luna dijo...

Victor Hugo es un ejemplo, aunque se discrepe con el en algunas ideas.